Album de Fotos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

AMOR O LO QUE SEA .

 La voz de Laura Freixas es una de las que mas cuentan en la narrativa española de las ultimas décadas. Como contó su trabajo de editora ,y cuenta su opinión de lectora, su actividad como traductora, su personalidad literario.

 

Laura Freixas: Amor o lo que sea
Ed. Destino, Barcelona, 200 páginas

Es una voz tenaz, interesante, inteligente, leal a sus principios sobre la creación, reivindicativa con una realidad que haga real el propósito de quines desean aunar tres núcleos sustantivos en un único sintagma: mujer-vida-literatura. Lo ha declarado a través de la ficción novelesca del ensayo, y lo declara en Amor o lo que sea . Es el tono de quien ha confiado en el valor absoluto de las palabras libertad y amor , de quien admite haber aprendido ¿la decepción, el desencanto?

Amor o lo que sea enuncia así la conclusión a la que llega Blanca, su protagonista, al reconsiderar las condiciones exigidas por la vida real, la renuncia a ideales que abanderaron sus años mas jóvenes –con la carrera recién terminada, un apartamento en Barcelona, directora adjunta de una editorial que apuesta por despegar con un cuantioso premio- a cambio de aprender, 20 años después, “que vivir duele, que duele ser libre, que duele ser”. Su historia no es única, y tiene mucho que ver con un mundo político y social (finales de los 70, principios de los 80) que aprenderá a pactar con el desencanto.

Ese mundo es el del escenario sobre el que transcurre la vida de Blanca, entregada a la rutina de la editorial mientras no pasa en su vida nada. Y cuando pasa, se enamora de un escritor casado y sin escrúpulos que persigue el premio que ha convocado su editorial. Su vida da un vuelco y ésta la llenan interrogantes, rabia y decepción. Y un descubrimiento: el dolor. Sin ese poso no hay vida, ni autentica escritura. Así lo ha aprendido en Duras, Gide, Lenin, Plath. Sus palabras son excusa argumental y razón estructural de esta composición en la que literatura y vida suman sus testimonios para relativizar el tono sustantivo de las pasiones. Las de Blanca acaban con un “final de todos conocido”. Mujer-vida-literatura. Aprendida la lección, tras ella ¿decepción?, ¿desencanto? Quizá no sean las palabras exactas pero no sabe como sustituirlas




PILAR CASTRO

El Mundo , 9/6/05